"No es necesario ser del Opus Dei para traducir a Escrivá, pero sí que ayuda"

Araceli Filgueira Iglesias acaba de publicar la traducción al gallego del 'Santo Rosario' (Follas Novas), una cuidada edición con una ilustración de Castelao en la portada

Do Opus Dei

Como amante y estudiosa de la cocina tradicional... ¿Qué ha supuesto para usted el fenómeno 'Masterchef'?

La verdad es que me ha parecido un programa muy bueno, ha hecho llegar al gran público una cocina diferente, muy elaborada y presentada con mucho gusto. Siempre he dicho que uno de los problemas que teníamos en Galicia es que tenemos un gran producto pero no sabemos presentarlo. Sabrosísimo, pero como decimos aquí, muy 'trapalleiro'. Gracias a Dios, ya nos empezamos a fijar en este tipo de cuestión. Sin embargo, he de decir que a la gente, cuando viene a Galicia, le gusta comer de verdad. Unos pinchitos muy cuidados con tres trocitos de pulpo... No sé, prefiero un buen plato y repetir si me apetece. A mi que me vengan con el pincho con tres trocitos...

Habla de que hay muy buen producto, pero que a veces no se sabe vender bien. ¿Afecta esto únicamente a la gastronomía?

No, es algo que pasa con todo, aunque también hemos ido ganando. Ahora hay muy buenos escaparatistas. El trabajo tiene que estar bien hecho, desde el principio hasta el final. Desde la obtención de la materia prima hasta el producto final.

Hay que cuidar entonces la elaboración principio-fin en todo tipo de trabajo, como por ejemplo en la traducción de una obra de Escrivá...

El 'Santo Rosario' es un libro que a mí me impresionó mucho desde el principio, además yo he tenido la suerte de conocer a San Josemaría, un año que recibió a un grupo de universitarias entre las que estaba yo. Me gustó mucho como hablaba del valor del trabajo, de todo tipo de trabajo además, como el de amas de casa, que en el año 60 no estaba precisamente muy valorado. Hablaba del amor a la libertad, el amor a la Virgen... Cuando se presenta la ocasión de poder hacer una traducción así te emocionas de una manera especial. Ya había hecho dos traducciones -'Camino' y 'Vía crucis'-, son libros que te ayudan un montón. El hecho de poder traducirlas me hizo sentir una gran alegría. Ha sido un gran honor, pero supuso también un gran reto. No es fácil, ya que el ’Santo Rosario’ es un libro en el que San Josemaría se mete en la piel de un niño en cada uno de los misterios, hablando con muchísima familiaridad a la Virgen, a San José... Te sientes como uno más de los personajes, eres uno más que está viviendo ese mundo. Traducir una obra de tanta profundidad teológica, pero que utiliza un lenguaje tan coloquial es muy complicado, porque tienes que buscar las palabras adecuadas a lo que el autor quiere decir. Además es una edición muy cuidada. Yo la hice con interés y con un inmenso cariño. Para mí fue una experiencia maravillosa, y por otro lado tenía mucho interés en que las ilustraciones fuesen muy gallegas y que no fuesen muy conocidas. Estuvimos buscando y buscando por toda Galida retablos que fueran de las cuatro provincías porque era lo más adecuado. También tenía, además, mucho interés en que estuviese Castelao en la portada, que también fue amigo de mi padre. Y conseguí encontrar una reproducción de la 'Virxe do Portal' que se conserva en el Museo de Pontevedra, que quedó estupendamente. Es una edición muy cuidada, Follas Novas puso ganas de hacerlo bien. Es una edición en gallego que puede llegarle muchoa la gente para hablarle a la Virgen en la misma lengua que se habla en la conversación coloquial, que puede gustar tanto a gente creyente como a no creyente.

¿Hace falta ser del Opus para traducir a Escrivá de Balaguer?

(Risas) Bueno, bueno, bueno. Me haces una pregunta de carcajada. ¿Cómo va a ser necesario ser del Opus Dei para traducirlo? Si eres tienes una ventaja porque conoces muy a fondo su espiritualidad, pero cualquier persona que la conozca a fondo puede hacer la traducción. Ser del Opus Dei supone que conoces más su vida, entiendes su esencia, pero otra persona que sea traductor puede hacerlo perfectamente, no es necesario ser del Opus Dei para entender el mensaje de San Josemaría, que es un mensaje muy claro.

  • Rubén de Rosende / El Progreso (Lugo)